sábado, 11 de abril de 2009

La verdad es mas extraña que la ficción. Preludio. Parte dos.

Sentado en aquel rincón
como mosca de bar,
pidiendo el último trago.
Llevo trece, y ninguno me he tomado.

Existe un boquete en el techo.
Hoy llueve, como todos los días.
Una gota calcina lo que era mi sombrero
y el chaleco acordonado, se va deshaciendo.

Así paso las noches.
Soñando con el día,
que la tarde no me abandone,
que no me falte tu despecho.

Amargo me he convertido.
Huraño es mi nuevo nombre,
¿Qué hice de mi vida?
En verdad que no lo recuerdo.

Camino hasta llegar a aquel farol oxidado.
Doy vuelta en Desgracia.
Puedo ver el torrente de luz
que se escapa de mi pequeña choza blanca.

Aquella que vio tantas rosas
y en su regadera tardes de pasión.
Todo se marchó.
Sólo espero que alguien me lleve.
Respiro, por acción humana
el aire híbrido que transpira
a diario la pequeña casa.
No hablo de religión. Es imposible no pensar.

Aprovecho cada una de tus páginas
porque sé que no habrá más.
Cada línea delgada de tinta
porque podría ser la última.

La Luna llora mi mal camino
y la noche se hace vieja por un minuto.
El corredor está lleno de fantasmas.
Me reciben con los brazos bien abiertos.

El cebo de la vela pide a gritos
que esfumarse la deje.
Aparece un gato púrpura
se compadece con los ojos y maúlla para mí.

La lluvia es más fría que antes.
Todos mis miembros
se congelan al compás de mi silbido.
Veo mi mano negra, saludando a un ladrillo.
Si no fuera porque me falto tiempo
para decir ciertas cosas.
Si mi celda interna me dejara escapar
y tomar pastillas rosas. Y así volar.

Y no es porque estoy cansado y viejo.
Fue porque vi a Muerte.
Me dejó escribir mi epitafio.
“A veces no hay que morir
para nunca sentirte vivo”

8 comentarios:

ave de estinfalo dijo...

worale

muy bueno

me dejaste impresionada

:O

sale me retiro, buenisimo tu epitafio
jajaja ando mal, necesito que me den un golpe en la cabeza

:S

ya pues me retiro

cuidate mucho si?¿¿

byE

PinUp dijo...

Tienes razón, no hace falta morir para dejar de sentirse vivo... pero si sientes que no estás vivo... es que lo estás viviendo... muy surrealista todo...
La vida nos la complicamos a nuestra voluntad... porqué nos aburre la monotonía... es lo que tiene ser alguien con inquietudes...
Mi más sincero abrazo!!!!

Muakssssssssssssssssssssssss!!!

Masakoy dijo...

Estoy contigo hermano "a veces no hay que morir para no sentirte vivo"

¿Crisis, qué crisis?
Los ricos también lloran

leo dijo...

vaya .... tus palabras vienen cargadas de sntimiento, me gusta leerte, siempre, pero con esta entrada me quede pensando...en qué hacemos con nuestras vidas, para sentir que no recordamos, para soñar lo que noes un sueño...uf

mi querido amigo, vive.

un beso enorme, y me alegra tenerte por mi blog.

Ana dijo...

Me ha encantado...
Muchos besos.

Jesús Paco dijo...

a veces no hay que morir para no sentirte vivo

Hola
Acabo de conocer tu sitio leyendo esta entrada, que por cierto me ha gustao mucho.
Aunque yo prefiero este epi:

A veces hay que morir para arrepentirse de no haberse sentido vivo.

ÓNIX dijo...

Mi adorado y encantador caballero de la pluma de oro, no puedo sino sentirme complacida y llena de gran alegría al leerte de esa manera. Que bello escrito mi cielo. Un tanto triste como lo es la vida de vez en cuando, pero real, genuino...

Sólo es cuestión de vivir, con los altos y bajos del día a día, pero verdaderamente vivir.


Sigue volando en las alas de esa retrospectiva de vida que llevas y como siempre vuelve con esas letras sentidas...


PD: Nunca te veo conectado... Espero poder conversar pronto...!!!

Besos...

ANANKÉ dijo...

A veces vivimos con miedo de morir antes de saber vivir. Y esa preocupacion nos hace dejar de sentirnos vivos... Creo q pudiste plasmar de manera muy nitida la sensacion... de caer en las manos de la muerte en vida...
Saludos.