viernes, 20 de febrero de 2009

La verdad es más extraña que la ficción.

Antes de comenzar...no soy ni un apostador, ni un pirómano, y no seré tantos otros que describiré aquí sólo, quería ponerme en sus zapatos.


Hubo una vez un hombre, existió en la tierra una mujer, ambos desconectados del mundo paralelo a éste.
El azar del destino o el día en que los demonios se juntaron. De echo, hoy en día desconocen ambos, la forma en que pudieron dar el uno con el otro.
En esta historia de amor la tecnología influyó, muestra clara de que las antiguas formas de conquista algún día desapareceran.
Claro y los dos nunca olvidarán; y recordarán a su manera lo vivido, pero la remanencia, seguirá vigente.
Un noche diáfana, ojos cansados por parte, alma vivaz y altiva por otra, nunca se imaginaron que los dos sus vidas transformarían para siempre.
Un farol que reza en la oscuridad y una sonrisa blanquesina estallaba dentro del claroscuro del plenilunio, aquellos que estaban desconectados, estrecharon un puente, con cimientos y varillas de ilusiones, arrastrando los salmones de cada uno. De desconocidos, a amigos entrañables. A confidentes y amantes.
Su plática a través del monitor fue sólo el caminar del gato sobre el fuego.
Uno como de costumbre trataría de dormir, ella por otro lado seguiría desarmando la conversación guardada en su memoria inequívoca. Lo haría para toda su vida.
Él, en un lugar gélido que emanaba calor de hogar, ella en un lugar frío como el pico más alto del planeta, y su corazón era hoguera eterna.
Lugares distintos, mismas circunstancias (o parecidas).
Una distancia considerable los separaba y el invierno hacia de su vivencia extásis matinal, pues ellos no conocían tiempo ni vislumbraban espacio remoto alguno. Iniciativa de él, antes de despedirse con pasiones encendidas, su número celular estaba de por medio, fueron víctimas una vez más de la tecnología ¿O tal vez? Mejor dicho. Víctimas de Cúpido.
Tontos enamorados, no sabían lo que el destino les deparaba...

Afortunadamente...Parte 1.

13 comentarios:

Ana dijo...

Precioso...Se te echaba de menos.
Ah...El otro día entregué un premio, una sirena...Si lo quieres es tuyo.
Muchos besos.

Arkantis dijo...

Quiero la parte dos..

ave de estinfalo dijo...

queremos la parte dos
queremos la parte dos

sale, cuidate

cuando tengas la parte dos, aqui estare jiji

bYE

MeRieM dijo...

Esto sólo es un medio más para relacionarse, más cómodo, porque llegan a tu casa, entran sin tocar la puerta y cuando te das cuenta... te han robado el corazón.
C’est la vie.
Así de caprichoso es el destino.
Mil besos. (Espero la parte II)

Sac-Nicté dijo...

Me resulta conocida tu historia jejeje... Deberás decir algún día que ella llora por todo, como en el momento en que está leyendo sus recuerdos escritos de manera maravillosa como solo tú sabes...
Es curioso porque ahora yo escribí algo también jaja pero acerca del último día.

"Uno como de costumbre trataría de dormir, ella por otro lado seguiría desarmando la conversación guardada en su memoria inequívoca. Lo haría para toda su vida." Para toda su vida y más, van a pasar muchos siglos... Muchos.

Dice MeRieM que cuando te das cuenta te han robado el corazón... Vaya que te lo roban, y para siempre, y demasiado rápido =)

Que destino tan horrible no??? Ella era la tonta, no él...

leo dijo...

ey ya te hechaba en falta... no te pierdas durante tanto tiempoooooo

mil besos mi querido amigoooooo

chocolatina] dijo...

Esperaré la parte dos ansioosaa!!
Caprichos de Cupido...aainsss jajaja

Muchos besos enormes y chocolateados amigo!!:)
Vic.

leo dijo...

podrias hacer tú también un meme....es interesante y yo me he divertido sacando mis trapos sucios¡¡ jajjaja

un beso grandee AMIGO¡

Passion dijo...

Ahora te leo, pero antes que nada tenes que retirar un premio en mi blog :)
BESOTE

Masakoy dijo...

Y la parte 2¿? ya tengo ganas de leerla.

¿Crisis? ¿Que crisis?

ÓNIX dijo...

Se que estoy ausente corazón pero honestamente no es porque así lo quiera sino que ciertas barreras han hecho casi imposible estar más al día con la blogósfera, pero pronto estaré como antes...


Como siempre, tus letras, me llenan...


Besos...

La sonrisa de Hiperión dijo...

Afortunadamente la realidad siempre supera a la ficción (de lo contrario, viviríamos muy aburridos)
Saludos!

Alatriste dijo...

Espero poder leer pronto la parte dos, compañero. Me dejaste con ganas de más. Yo siempre preferiré la verdad. No me gustan las mentiras. Un abrazo enorme y espero que vaya todo bien al otro lado. Cuídate.