domingo, 12 de octubre de 2008

Manual para cazar palomas despanzurradas.




No me beses cuando menos me lo espere. No sabría que hacer si contener mi el llanto o dibujar una sorpresa en mi cara, tu sabes que el orgullo no es lo mío.

Mejor bésame cuando tu corazón añeje en un tonel de pasión y el amor se fermente y pueda llegarle a los talones al mío.

Bésame otra vez, inesperadamente nunca lo has echo por eso te seguiré esperando, así sabré el tiempo que tardó en germinar la semilla que una vez planté.

Bésame, cuando tu lo sientas, no cuando yo te lo ruegue, porque un beso se convierte en una experiencia hueca si no es infundado, pero como experiencia hueca. De las mejores.
Porque me gusta estar semidesnudo en la noche acostado en mi cama, abrir la ventana para dejar que el rescoldo de brisa en la lluvia entre por el mosquitero huraño.
Porque sabes que me llevas al desenfreno cuando tus manos resbala por todo mi fisonomía.
Descubrí la manera de escuchar de ti un mil suspiros... sólo con un poco de paciencia. Acariciar de la forma correcta... en el lugar preciso.

Traté de destruirte, de desvanecerte para siempre.
Pensé que la indiferencia me ayudaría a olvidarte.
Quería aborrecer tu sonrisa consagrada.
Te maldije una decena de veces, sólo para ocultarle al mundo que me hiciste conocer un sentimiento superflúo que algunos llaman amor, y pronuncié por vez primera un "Te quiero"
y éste me punzara en los nervios decirlo.
Aprendí a quererte, pero también una gota salina transparente de mis ojos cayó, aquella tercer tarde al escuchar tu canción favorita.
Siempre hable mentiras porque fuerte ante ti, no soy...
y si, me estoy arrodillando...
y si, te pido que nunca dejes de besarme...
y si, te estoy extrañando a rabiar.
Por eso fue inútil todo intento de odio.
Va apenas un mes, faltan todavía cuatro ( y lo que se agregue -como en el fútbol-),
si es que no llega un poeta maldito llenándote los oídos de hipocresía, montándote en mundos alternos llenos de mentira. Desgraciados.
Te juro que no soy desgraciado...sólo que la locura me abraza.
Te juro que no... el anacronismo disolvió mi corazón.
Despacio y bésame lento disfrutar ese néctar ambarino de tu lengua y no perderme detalle, por si te arranco un suspiro. Desde el alma.
No, aún no te vayas.

No, aún no me dejes.


No todavía.




Quisiera grabarte a fuego sobre tu piel cada una de mis
letras, que sean capaz de hacerte vibrar tan sólo con leerlas, que cierres tus
ojos y sientas como mi deseo te hace arder.




Arzola. F.







8 comentarios:

Enredada dijo...

precioso...
realmente palabras que hablan y dicen más de lo que dicen..
besos

Lia dijo...

Cuando se ama de verdad, cuando se pierde a quien se ama, cada beso, cada caricia hiere el alma..su recuerdo nos desgarra y es el unico dolor q doblega hasta al mas poderoso de los hombres...pero si de amar se trata, prefiero amar y haber perdido, q no haber amado jamás.
Muy hermoso, de veras...
Un beso dulce, un beso eterno.

leo dijo...

jaja muy bueno el titulo...

muchas gracias por volver por mi blog, y gracias por tu comentario, bueno la verdad es que me gusta sentir cada cosa al límite y me resulta fácil expresarlo en unas cuantas palabras..

ayyy esos besos que tanto añoramos...por un beso morimos dos veces, una en el momento y otra del recuerdo que nos ocasiona cuando no lo tenemos...
un saludo grande,

leo.

Arkantis dijo...

Me gusta besar cuando su mirada me lo esta pidiendo..sin hablar..ese lenguaje de deseo que solo se siente cuando la otra persona te hace vibrar..

Me gusto tu post..
Un besazo

MeRieM dijo...

Pues evidentemente si no la hace arder es que no te quería, o posiblemente es que llego un poeta de esos que tú dices a regalarle la orejilla y ella se enfrasco en una nube de sueños que algún día se romperán… No sufras, que volverá y tú estarás ahí para arroparla cuando despierte de ese sueño y sienta frío…
Como ves, a mí tampoco me gustan los comentarios breves, a no ser que lo que lea me deje tan anonadada que no me salgan las palabras.
Un beso tan grande como ese amor que ahora sientes, querido escritor, me gusta leerte.

WENDY dijo...

me gustó esto: "Siempre hable mentiras porque fuerte ante ti, no soy..." Uno se siente muy desprotegido cuando ama... por eso nos escondemos... en una mentira, en un enojo, y, en el mas triste de los casos...en un adios... Saludos!

Sac dijo...

Y aquí estoy, rescatando del olvido mi viejísima cuenta utilizada dos o tres veces sólo para comentar en esta =D

En serio tenías razón cuando me dijiste que me gustaría, sí, me conoces bien jeje y valió la pena esperar. Amo el título, siempre lo he amado xD y amo esto "Quería aborrecer tu sonrisa consagrada" y esto "Siempre hable mentiras porque fuerte ante ti, no soy...y si, me estoy arrodillando..." y esto "si es que no llega un poeta maldito llenándote los oídos de hipocresía" y tantas cosas... Y todo, en realidad.

Eres un poeta (y escritor ^^) fantáaastico, de lo mejor que conozco y te aseguro que conozco varios que por más que traten, nunca podrán escribir de la manera en que tú lo haces =D

Ya sabes, te quiero la mar ^^ y sí, supongo que sí lo decía con un poco de tristeza...

leo dijo...

eyy hola, sabes he estado mirando por mi blog entradas pasadas, y me he dado cuenta de que tu me lees desde hace tiempo, y bueno quería darte las gracias por pasarte por mi pequeño rinconcito, me alegra saber que mis escritos llenan a alguien.
eres uno de mis lectores más fieles, y eso me da más fuerza para seguir.

un saludo grande,
leo