lunes, 15 de septiembre de 2008

Lejos


Háblame.
Cuando no sea nadie.
Escúchame,
porque me siento alegre.

Palabras de desaliento,
recogiendo el remate de un mal amor.
Cuando no sea nadie.
Compréndeme.

Con ganas de gritarte,
escupir en tu alma
y jugar con tu cabeza...baloncesto.
Mi locura me lo impide.

Cuando no sea nadie
entierra veneno en cada sílaba.
Usa mi cuerpo como revólver.
Dispara una bala con "desgracia" grabada.

Lo que más me dolió,
fue el letargo de dolor que siguió.
Esperar. Hacer un cambio radical.
Sentirme vivo otra vez.

Y lo más importante.
Ámame.
Cuando te deshechen como basura
y su amor falso por tí se haya acabado.

Estaré esperando por tí.
Como un tonto.
Nada más.


6 comentarios:

Arkantis dijo...

No te considero tonto por esperarla..cuando amamos de verdad siempre esperamos...
Un fuerte besazo

Lia dijo...

Acabo de tropezar con tu blog y me he perdido un rato por tus letras... son hermosas y tienen fuerza, delicadas y con pasión, a veces lloran y lamentan...
volveré a pasear por ellas si me dejas, fué un placer.
Un saludo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Algunos atardeceres queman en lo mas dentro.
Saludos

LUNA LUNAR Y EL MAR dijo...

uuufff, potente!!! Pero qué amor incondicional es el que tienes guardado dentro de ti, que a pesar de la indiferencia en la que te tiene, tú igual la esperarás.
Un beso
Casiopea

leo dijo...

"amame. cuando te deshechen como basura y su amor falso por ti se haya acabado"... merece la pena seguir queriendo a alguien que nos tira sin importarle nada el alma que destroza??? yo creo que no.

buenas palabras, tienen demasiado sentimiento¡¡¡
un saludo grande,
leo

WENDY dijo...

Cuando no sea nadie, cuando mi narcisismo haya naufragado, cuando te necesite. Que traidor es el amor!!
emm...palabras sensatas. Muy bueno